El que conoce a otros es un sabio. El que se conoce a sí mismo, es un iluminado.

Lao-Tzu