A mí sí me copan los balances.

A mí sí me copan los balances.

Son tiempos para mí, para celebrar los logros y también para reconocer los aprendizajes de lo que no salió como mi controladora interna hubiera querido🧐.

Me doy cuenta que en estos tiempos voy cerrando cosas por etapas. Después de todo ¿quién me apura? Así que hace poco le tocó el balance a mi trabajo como capacitadora, oradora y facilitadora. Ya vendrá el momento de hacer balance a mi rol como coach en comunicación (este año, uno de mis bitácoras fue “diarios de una coach” asì que a esa área le puse bastante foco)

Si tenés ganas de leer un poco, te cuento el Lado A🍓 (que estuvo buenísimo!) y también el Lado B🥦 (sin sombra, no hay luz!)

El Lado A

🍓En los talleres, charlas y capacitaciones, conecté con más de 500 profesionales, emprendedores y empresarios (si estuviste ahí levantá la mano!).

🍓Facilité, capacité y di charlas durante 31 jornadas a lo largo del año gracias a la confianza que Ministerio de Turismo del Chubut , Ministerio de Producción y Trabajo (Academia Argentina Emprende), Voces Vitales ArgentinaVixerant y CAME – Confederación Argentina de la Mediana Empresa tuvieron en mi trabajo.

🍓Viajé a 16 ciudades en 9 provincias argentinas (en ✈️🚗🚂🚈🚌🚶‍♀️).

🍓Desarrollé muchos contenidos para capacitaciones y dinámicas vinculados a la integración entre coaching, emprendedorismo, comunicación y espiritualidad.

🍓 Grabé 2 cursos online que verán la luz en breve.

El Lado B

🥦El agotamiento físico por las 27 horas en tránsito para viajar al sur del sur por temas diversos de Aerolíneas. Acá el gran entrenamiento fue mantenerme en el momento presente (duermo cuando puedo, corro cuando debo, fluyo con lo que no puedo manejar)

🥦El agotamiento mental por las demoras en los pagos previstos, que tantos de nosotros sufrimos este año. El trabajo independiente me ha traído mucha experiencia en lidiar con esto… pero parece que tengo mucho más entrenamiento por hacer aún para sostener la calma✨ en medio de las tormentas.

🥦El gran combo de manejar mejor la tensión entre sentir incerteza, frustración o decepción (o sea, las mil cosas que NO pasaron como yo creía que tenían que pasar) y el sostener mi automotivación para crear proyectos nuevos, mientras aprendía de los errores. Acá tuve muuuuchas oportunidades para conectar con mi vulnerabilidad y conocernos mejor ella y yo.

¿Llegaste a leer hasta acá? ¡Gracias che! Te comparto un bonus track de aprendizajes como speaker-viajera que sumé en los últimos 10 años:

🎈Esto es un win-win-win tiene que “ganar” el organizador que invierte en vos, el público que invierte tiempo/$ para verte y vos que invertís horas y energía para crear y facilitar un contenido. Preguntá mucho y alineá expectativas antes de ponerte a armar algo. Y no, con “ganar” no hablo solo de plata.

🎈Las baterías siempre van a fallar. Llevá cargador, llevá batt portatil y aprendé a detectar enchufes en las terminales.

🎈O chequeas muy bien la logística, o llevás el doble de plata para imprevistos, o te volvés un maestro en pivotear una capacitación fuera del plan. Nunca des por obvio que habrá un proyector en la sala o que alguien te irá a buscar al aeropuerto. Y no, la gente no tiene la culpa de que el organizador y vos no se hayan coordinado.

🎈Apostá mucho más al clima, al contexto, al campo de aprendizaje que a lo que vos traías preparado. La compu puede fallar, podés quedarte con la mitad del tiempo previsto porque se atrasó la agenda del evento, el contenido puede ser muy técnico o muy básico para el público presente… ¡incluso te podés caer en el escenario! (te juro que le paso a una amiga…) pero lo único que no se puede cortar es la conexión que logres armar con quien te está escuchando. Si eso anda, lo demás se acomoda.

✨✨✨✨✨✨

“La mejor forma de predecir el futuro, es crearlo” dicen por ahí.

Así que ahí vamos, por un 2019 con propuestas para brujas y magos, para emprendedores creativos, para profesionales independientes, y en el fondo, para todo aquel que tenga un propósito, y quiera integrarlo en su proyecto de trabajo y de vida 🤩